Blog posts

Nuestra esperanza en las Escrituras.

Nuestra esperanza en las Escrituras.

Noticias, Palabras que Edifican, Palavras que edificam

En esta publicación veremos el siguiente tema: la esperanza que tenemos en la Palabra de Dios. Nuestra esperanza en las Escrituras, elemento clave en el desarrollo de nuestra confianza y fe, nos explica cómo Dios usa las pruebas, las circunstancias en nuestras vidas, para ayudarnos a creer y fortalecer nuestra fe. Nos enseña que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza. Finalmente, concluye: y la esperanza no avergüenza.

Una vez, una familia cristiana vivía en una ciudad donde estalló una guerra civil. Todos los días vivían bajo la tensión de la guerra, escuchaban disparos, bombas, mucha destrucción. Su hija de siete años fue a la escuela escoltada por un soldado armado con un rifle, tuvo que ser revisada para ver si no estaba armada o con una bomba. Cada día vivido fue una victoria, porque no sabían cuándo podían morir. Se preguntaron: ¿Qué hacer en esta situación? ¿Cómo reaccionar? No hay forma de que podamos salir de aquí. En sus corazones sentían que habían puesto su esperanza en la Palabra de Dios. Confiaron todos sus días en las manos de Dios, porque creían que vendrían días mejores, ¡tenían esperanza en Dios! Esto fortaleció su fe y esta familia pudo ayudar, alentar y dar confianza a otros cristianos que vivían allí, brindando esperanza a todos los que lo necesitaban.

¿Te sientes consumido por el miedo y preocupado por la vida actual? ¿Ansioso por lo que sucederá durante y después de esta pandemia? ¿Sufrimos los males de este siglo como el estrés, la depresión o la soledad? ¿Realmente hemos tenido esperanza de mejores días? Esperar en la Palabra de Dios, tener esperanza en la Palabra de Dios, no puede ser algo teórico en la vida de un cristiano, nuestra vida debe conducirse día tras día con la esperanza que proviene de la Palabra de Dios.

Buscar la Palabra es una actitud permanente. No solo podemos buscarlo cuando experimentamos conflictos, tribulaciones o presiones, sino que en todo momento necesitamos buscar la Palabra de Dios. Nuestros corazones necesitan estar dispuestos, hambrientos y decididos a buscar a Dios. Debemos buscar la palabra de Dios de la misma manera que buscamos las cosas que amamos. Si amo un automóvil, trabajaré, me dedicaré al máximo, ahorraré dinero y me esforzaré por poder comprarlo. Para la palabra de Dios, necesitamos tener el mismo amor, compromiso y dedicación. “Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque por tu nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los ejércitos» (Jer 15:16).

¡Mientras más leamos la Biblia, más conoceremos a Dios y a Sus promesas, y ninguna de ellas ha fallado o no se ha cumplido! Con esta experiencia en nuestras vidas, independientemente de cómo esté el mundo a nuestro alrededor, tendremos la esperanza de la salvación y la vida eterna otorgadas a cada uno de nosotros que creemos en Él.

Leave a Comment