Blog posts

¡Una buena noticia!

¡Una buena noticia!

Noticias, Palabras que Edifican, Palavras que edificam

En abril de 2015, Nepal, un pequeño país asiático, vecino a la India, sufrió un terremoto masivo que sacudió no solo la tierra sino también la confianza y las emociones de todos. Más de 5.000 personas murieron en este evento. El caso movilizó a todo el mundo para ayudar a las víctimas y localizar a las personas debajo de los escombros.

No hay nada que sensibilice más al ser humano que la muerte, la pérdida de un ser querido. Después de la tragedia, todos los que sobreviven quieren escuchar la voz de sus familiares o amigos y quieren oír buenas noticias de que están vivos.

Cuando llega esta noticia, ¡hay mucha alegría! Así como la muerte sensibiliza y causa dolor, la salvación y el rescate traen alegría y fortalecen el amor.

Probablemente esté leyendo este artículo desde la comodidad de su hogar o trabajo. Puede estar sentado en una cafetería, restaurante o sala de espera. Donde quiera que esté, debe estar en terreno firme. Pero la verdad es que hay muchas personas cuyas emociones se ven sacudidas, y muchas otras que viven como si estuvieran bajo los escombros, todo en su vida se ha derrumbado, sin esperanza de rescate o motivo de alegría.

Estas personas necesitan salvación. Están enterrados, asfixiados por pecados, ansiedad, depresión, amargura, odio, tristeza y tantas cosas que solo traen la muerte. Necesitan urgentemente salvación y el único que puede dar esa la salvación es Jesús; “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre debajo del cielo dado a los hombres, por el cual podamos ser salvos” (Hechos 4:12).

Es Jesús quien puede sacar a la gente de los escombros y salvarlos de la opresión de la muerte. Hay muchas personas con sus cuerpos en tierra firme, pero con el alma y el espíritu enterrados. Cuando miras por fuera, parece que están bien, pero adentro solo hay destrucción. Ellos necesitan salvación.

Así, como las familias y amigos de las personas disfrutan de que, a pesar de estar en Nepal durante la tragedia no han sufrido el daño de la muerte, la alegría de la salvación inunda los corazones de aquellos que aceptan a Jesús como Señor y su Salvador. El mundo se está desmoronando y pronto colapsará. Cuando esto suceda, dirán: «¡Sálvese quien pueda!” ¡Esperamos que para ese momento ya haya tomado su decisión, ya haya recibido la salvación!

Estimado lector, no pierda más tiempo y aproveche de recibir ahora esta ayuda y ser salvo. Preste atención a la Palabra de Dios, que dice: “Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación” (2 Corintios 6: 2).

Entonces, si quieres ser salvo ahora, di esta simple oración: “Señor Jesús, reconozco que necesito Tu salvación y confío en que solo en Ti puedo ser salvo. ¡Hoy vivo bajo muchos “escombros”, sin alegría ni esperanza, pero oro a Ti para que me salves y me des Tu amor y alegría de vivir! Por eso te pido que me ayudes: ¡sálvame!”

Leave a Comment